Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que La Plomada escriba una noticia?

Balada carioca quedó huérfana con la partida de Nelson Ned

10/01/2014 19:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

09/01/14.- Siempre he sentido atracción por Brasil, ese "paisote" de más de 8, 5 millones de kilómetros cuadrados, lleno de playas, hermosas "garotas" y sobrada alegría. Una nación que tongonea su figura a ritmo de samba y fútbol con tumbao de cuica. Un gigantesco estadio latinoamericano que se rindió ante Edson Arantes do Nascimento, conocido mundialmente como "El Rey Pelé", definitivamente el mejor futbolista de todos los tiempos.

El Brasil que amo está impregnado de magia surrealista; la que guió a Jorge Amado, que nos habló de una tal Doña Flor que compartía su cama con dos maridos; el Brasil de Clarice Lispecttor y de Rubem Fonseca, quienes pintaban crónicas urbanas al mejor estilo del maestro Horacio Quiroga. Un Brasil crujiente que llama a tener un millón de amigos, a decir de Roberto Carlos. Un Brasil que hoy cubre con manto de tierra al Gigante de la Canción que fue Nelson Ned, cuyo mundo dejó de girar intempestivamente.

El Swing Latino de esta semana cambia de rumba y rinde homenaje a Nelson Ned D'Avila, porque no solo de salsa vive el hombre. Nelson, quien apenas medía un metro 12 de estatura, era poseedor de un torrente de voz que traspasó las fronteras de América Latina. Nacido el 2 de marzo de 1947, en la población de Ubá, en Minas Gerais, fue el primogénito de una familia compuesta por siete hermanos cuyos nombres comenzaban con "N".

La pobreza reinante en el hogar fue uno de los factores que impulsaron al mayor de la familia D'Avila a salir adelante. Poco le importaba su condición de enano, la displasia espóndilo-epifisiaria jamás fue para él un obstáculo (se empeñó en demostrarlo) para alcanzar sus logros. Era sabedor de su talento y representó su gran carta ante la adversidad. Prueba de ello fue la venta de más de 45 millones de discos a lo largo de su brillante carrera.

LAS MIELES DEL ÉXITO

Tenía cinco años de edad cuando en un programa de aficionados en Radio Educadora Laborista, Nelson Ned se convierte en una pequeña celebridad. En ese momento, según apuntan sus biógrafos, se percatará de sus limitaciones físicas. Como la mayoría de sus iguales, comienza a sufrir humillaciones y vilipendios por su poca estatura, pero él logrará cambiar la tortilla cuando un Día de la Bandera canta magistralmente y triunfa entre sus compañeros. A partir de ese momento, Nelson comenzará a infundir respeto.

Para 1963, Nelson Ned se traslada a Río de Janeiro y logra introducirse en el medio artístico, pero no será sino a finales de los 70 cuando acaricie el éxito. Sin embargo, todavía no era dueño de él mismo, hasta que sale avante en la guerra que inicia junto a discos Copacabana por los derechos que le habían sido usurpados en Argentina con la canción Todo pasará, y su participación en el Festival Mundial de la Canción Hispana en Nueva York, hechos que lo catapultan hacia la fama.

Su estilo musical fue variado. Comprendía las baladas, boleros y todo lo que concierne a la música romántica. Su nombre ha de figurar junto a luminarias del género como Felipe Pirela, Daniel Santos o Julio Jaramillo. Fue el primer artista de América Latina en vender un millón de discos en Estados Unidos, con el éxito llamado Feliz cumpleaños mi amor en 1974. En México fue todo un acontecimiento con su interpretación de Si las flores pudieran hablar.

LUJURIA Y RELIGIÓN

El éxito que inicia en el año de 1972 en Estados Unidos lo conduce a una vida desenfrenada, con algunos excesos que lo hundieron en el fango. Contrae matrimonio en dos oportunidades y logra concebir tres hijos, quienes nacen con su misma condición, por lo que se somete a una vasectomía.

En 1993, Nelson se convirtió al cristianismo y comenzó su andar por la música religiosa, componiendo canciones espirituales que expresaban su fe. En 1996 edita su autobiografía denominada El Pequeño Gigante de la Canción.

ÚLTIMOS AÑOS Y MUERTE

La salud de Nelson estuvo muy deteriorada en los últimos años. En el 2003 sufrió un derrame cerebral que lo mantuvo en cama durante 7 meses y le provocó la pérdida de la visión en el ojo derecho. Sufría, además, de diabetes e hipertensión y comenzó a padecer Alzheimer.

Vivió en el hogar de reposo de ancianos São Camilo en Granja Viana, donde se enfermó y tuvo que ser trasladado al Hospital Regional de Cotia en São Paulo, donde finalmente murió, víctima de una grave neumonía, problemas respiratorios y una fuerte infección en la vejiga.

_____________

Cuando lo salvamos de morir asfixiado

Ocurrió a finales de los años 70. Amador Bendayán, el recordado "gigante" de la animación venezolana, nos invitó un sábado a su programa Sábado Sensacional. Allí nos encargaríamos de ofrecer a los televidentes el "cuadro" de caballos de la semana, o sea nuestras recomendaciones para el juego del 5 y 6. Fungíamos como jefe de páginas hípicas en un matutino deportivo.

Bendayán nos indicó que iríamos luego de la presentación de Nelson Ned, quien se aprestaba a salir al escenario. Precedido de gran fama internacional, era el artista del momento. Apenas el diminuto cantante piso tarima, un enjambre de fanáticas cayeron sin piedad sobre él. Deseaban llevarse algo suyo y no midieron su estatura. Más de 20 damas amenazaban con asfixiarlo. Sólo se veían las manos del artista y sus gritos de auxilio. Amador y yo corrimos a socorrerlo, así como El Gato Montoya. Logramos rescatarlo de una muerte segura. Según comentó luego, quedó muy golpeado, pero "muito contento", por el apretón de las mujeres bellas.

Ángel Méndez


Sobre esta noticia

Autor:
La Plomada (20344 noticias)
Fuente:
fundacionlaplomada.blogspot.com
Visitas:
960
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.