Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bestard escriba una noticia?

¿Quieres ayudar? Entre Más Rápido Sepas, Mejor

15
- +
20/05/2020 04:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Shakespeare enfatizó: “Ser o no Ser”. ¡Este es un problema existencial de vital importancia! Pero hay un de igual importancia pero de índole moral: “Ayudar o no ayudar”. ¿Cuál es la ayuda verdadera?

W.Shakespeare enfatizó: “Ser o no Ser”.

¡Desde luego que este es un problema existencial de vital importancia!

Pero hay un de igual importancia pero de índole moral: “Ayudar o no ayudar”

¿Por qué?

Porque desde que nacemos la sociedad nos cincela que siempre debemos ayudar.

Lo hemos interiorizado a tal punto que se ha convertido en una regla ética de incuestionable valor y como resultado pensamos que si no ayudamos somos malas personas o andamos por un camino errado.

Por esta razón el enfoque que quiero analizar contigo puede ser muy controvertido porque te voy a hablar de cuándo la mejor manera de ayudar es cuando parece que no lo estás haciendo.

Quizás has tenido experiencias de cómo se puede causar más daño ayudando que no haciéndolo y quizás producto de ello te hayas abstenido de brindar ayuda.

En fin, voy a tratar de dilucidar todo esto:

En la vida nada es blanco y negro. La vida está llena de matices y, a veces, la mayor muestra de amor o empatía es mantenernos al margen de ayudar.

Esto lo confirman las investigaciones que se han hecho en un campo de la psicología donde se utiliza el término: “Zona de Desarrollo Próximo de Vigotsky”.

¿Qué es la Zona de Desarrollo Próximo?

Es un concepto que indica cómo es que ocurre el desarrollo personal.

Como su nombre lo indica es un espacio (zona) delimitado por dos sucesos que son como las orillas de un río.

Por un lado está lo que la persona puede hacer en este momento y por el otro; lo que puede llegar a hacer si recibe un determinado tipo de ayuda, como un apuntalamiento

Como ves el responsable de franquear esa zona es el propio individuo.

¿Dónde está representada la ayuda en este concepto?

En el espacio que hay entre estas dos orillas de la zona.

A ese espacio es a lo que se le llama “la ayuda adecuada” y el desarrollo ocurre cuando el individuo asimila esta ayuda y está dispuesto a transitar de una orilla a otra de la zona.

En otras palabras: Cuando es él el que está decido a dar el salto y lo realiza.

Ahora bien, ¿en qué consiste la ayuda adecuada?

Es la ayuda en la que:

1-No haces las cosas en lugar de la persona, sino que le facilitas lo necesario para que él las haga por sí solo.

2-No asumes la responsabilidad y permites que sea la persona ayudada la que enfrente las consecuencias de sus acciones.

3-Estás consciente de las potencialidades de la otra persona, confías en ellas y dejas que ella las desarrolle al máximo.

4-No conviertes lo que haces en un área de confort para la otra persona sino de esfuerzo.

En fin; es la ayuda en la que eres un mediador, un facilitador, un catalizador.

Por supuesto, no siempre es sencillo encontrar el punto justo de la ayuda adecuada, pero en cualquier caso no se trata de abandonar a su suerte a los otros sino de dosificar tu grado de intervención de manera que ellos puedan encontrar su propia manera de resolver sus problemas existenciales.

Recuerda que la mayor muestra de amor, y también la más difícil, es permitir que los demás sean.

A veces pensamos equivocadamente que la persona que más ayuda es la que nos hace sentir bien o nos facilita las cosas.

Todos deberíamos tener, de forma permanente, una zona de desarrollo próximo

¡ERROR!

La que más ayuda es la que potencia nuestro crecimiento. Después de todo, maduramos con los daños, no con los años.

¿Sabes lo que significa el término “Educación”?

Proviene de una raíz latina que significa “extraer”. Es la misma connotación que tiene el término “rehabilitar”.

Es por eso que educar y rehabilitar es saber extraer las potencialidades internas que tienen los individuos para propulsarse, desarrollando sus capacidades y talentos.

Ahora pregúntate: ¿Es eso lo que estás haciendo: con tus hijos, con tu cónyuge, con tus compañeros de trabajo y contigo mismo?

Esta zona de desarrollo es para todo el mundo, incluyéndote a ti. Todos deberíamos tener, de forma permanente, una zona de desarrollo próximo. Todos deberíamos, constantemente, retarnos a nosotros mismos.

RESUMIENDO:

La verdadera ayuda, como dice la sabiduría oriental, consiste en permitir que el huevo se convierta en águila y la semilla en árbol realizando ellos el máximo esfuerzo.

Quisiera relatarte un cuento que es muy significativo al respecto.

El cuento dice que un hombre encontró un capullo de una mariposa y se lo llevó a casa para poder ver a la mariposa cuando saliera del capullo.

Un día vio que había un pequeño orificio y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por abrirlo más grande y poder salir.

El hombre vio que la mariposa forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño agujero, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado de forcejear, pues aparentemente no progresaba en su intento. Parecía que se había atascado.

Entonces el hombre, en su bondad, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera cortó al lado del agujero para hacerlo más grande y ahí fue que por fin la mariposa pudo salir del capullo.

Sin embargo, al salir la mariposa tenía un cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas.

El hombre continuó observando pues esperaba que en cualquier instante las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo. Pero esto no ocurrió, la mariposa solamente podía arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas. Nunca pudo llegar a volar.

Lo que el hombre, en su bondad y apuro, no entendió fue que la limitación de la apertura del capullo y la lucha requerida por la mariposa para salir por el diminuto agujero, era la forma en que la naturaleza forzaba fluidos del cuerpo de la mariposa hacía sus alas para que estuviesen grandes y fuertes y luego pudiese volar.

La libertad y el volar solamente podían llegar luego del esfuerzo. Al privar de ello a la mariposa, también le fue privado su desarrollo.

Ten presente: La verdadera ayuda que puedes brindar es cuando propicias que los demás apliquen sus energías para crecer y catapultarse en la vida.

Termino con este sabio proverbio oriental:

“A un hambriento no le des un pescado; mejor enséñalo a pescar”.

NOTA FINAL:

Hablando de ayuda te voy a pedir dos:

1-Que comentes qué opinas sobre esta información.

2-Que la divulgues.

¿Por qué?

Porque como dice el post: Así creas mi Zona de Desarrollo Próximo.

 

MUCHAS GRACIAS.


Sobre esta noticia

Autor:
Bestard (57 noticias)
Visitas:
80
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.