Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

Los armenios de Turquía viven discretamente en Estambul

18/04/2015 08:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Aunque no lo diga directamente, Yasmin Rostomyan no esconde sus orígenes armenios y se esfuerza por mantener su cultura y la historia de su familia en su país, Turquía, cien años después de las masacres de 1915.

Como casi cada día, esta madre de familia de 42 años acude a recoger a sus dos hijos a la salida del colegio, situado en el céntrico distrito de Sisli, en Estambul. El patio del colegio, uno de los 20 centros armenios de la megalópolis reconocidos por las autoridades turcas, se llena de gritos en las dos lenguas, un símbolo del lento, muy lento, levantamiento de los tabúes sobre la cuestión armenia en Turquía.

"Estamos muy contentos con esta escuela. Nuestros niños pueden aprender nuestra lengua con normalidad", se alegra Yasmin. "En nuestra época, era a escondidas, no hablábamos armenio en la calle", explica la mujer, cuyo padre "insistió" para que sus descendientes aprendieran el idioma "en casa", "porque era muy importante para él".

La escuela Karagözyan cuenta con una enseñanza en turco y armenio y respeta además el calendario tanto de la religión musulmana como el cristiano. En las paredes de las aulas, los dibujos aún representan los huevos y los conejos de Pascua. "Tenemos profesores de cultura turca" e "intentamos mantener nuestras dos culturas implicando a las familias", se enorgullece su directora, Arsuvak Koç-Monnet.

Pero el desafío es inmenso. La comunidad armenia cuenta oficialmente con unas 60.000 personas en Turquía, un país de 77 millones de habitantes de mayoría musulmana. En realidad, el número es mayor. Durante la Primera Guerra Mundial, decenas de miles de armenios se convirtieron al islam para escapar a las matanzas perpetradas por el imperio Otomano y escondieron su identidad en lo más profundo de la memoria, si bien algunos de sus descendientes empiezan ahora a desenterrarla.

La familia Rostomyan no olvidó sus raíces, pero tampoco las deportaciones, las masacres y los centenares de miles de víctimas de 1915. En el apartamento de Yasmin, una foto sepia de su bisabuelo, asesinado ese año, preside todavía el comedor.

- "Gran secreto" -

image

"Nunca escuchamos hablar del genocidio durante nuestra infancia, era un gran secreto. Algunos pensaban que escondiéndolo se podría hacer borrón y cuenta nueva", explica Yasmin, quien asegura que esto lo comprendió "más tarde, durante la adolescencia".

A pesar del peso de este pasado, los Rostomyan rechazaron emigrar, contrariamente a numerosos armenios. En los años 1950, la familia abandonó Amasya (noreste), cerca del mar Negro, rumbo a Estambul, donde se instalaron en un inmueble del barrio de Bomonti.

En este minúsculo islote armenio en medio de un océano turco se esforzaron en tirar hacia adelante lejos del tumultuoso pasado, discretamente. "Actualmente es más tranquilo. Nos sentimos seguros", asegura Yasmin, creadora de tejidos, aunque se mantiene prudente. "Aún digo a mis hijos: 'En casa llamadme 'mama', en la calle, llamadme 'anne' ['mamá' en turco]'".

En la calle, los miradas se desvían y las bocas se cierran cuando se aborda la cuestión de los orígenes. Pocas son las personas que aceptan a día de hoy evocarlos.

El día a día es en ocasiones difícil, pero no hasta el punto de querer renunciar a Estambul. "Turquía es mi país, no quiero marcharme", insiste Yasmin Rostomyan, "y no querría tampoco que mis hijos se vieran obligados a hacerlo".

Un siglo después del drama de 1915, a Yasmin le gustaría que las conmemoraciones del 24 de abril sirvieran para tomar consciencia, para que los turcos reconozcan finalmente lo que ella considera la realidad de los acontecimientos. "Ya no espero nada de los Estados ni de los políticos, pero espero algo de mis amigos", murmura ella, para quien "lamentablemente, la mayoría no conocen lo que pasó".

En Turquía, la palabra genocidio no existe en los libros de historia. Y el artículo 305 del código penal castiga todavía a quienes lo evocan, por tratarse de un "insulto" a Turquía.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
5125
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.