Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

Mis armas contra la amenaza de muerte

0
- +
13/09/2017 15:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, puedes ver el tráiler en este enlace y donar aquí.

Me levanto a las 7 de la mañana y mojo la magdalena en el café con leche, y con magdalena mojo una amenaza de muerte dirigida a mis hijos. La pequeña dice que quiere una tostada con mermelada pero sin mantequilla. El mayor pasa hacia el baño rascándose la cabeza con la mirada todavía colgando del sueño. De un golpe rápido tapo la pantalla del móvil con la mano y tumbo la taza. Nos reímos. Me río pero no me río, qué carajo voy a reírme.

Este es el mensaje:

Mis hijos tienen esas edades que dice ahí. Me digo que no pasa nada, que nuestros datos pululan por todas partes, que el tipo que dice escribirlo es uno de tantos matoncillos de tuiter que lo máximo que disparan son las teclas. Sin embargo, ese tipo o tipa, sea quien sea, se ha parado a buscar datos sobre mí. No puedo evitar imaginármelo. Lo veo tecleando en algún lugar, en una casa que, sé por qué, imagino con ropa sucia por los rincones, con algún vaso en cuyo culo quedan restos secos. Hemos plasmado miles de veces en miles de imágenes el retrato del mal.

Ese gesto, el de buscar datos sobre mi vida, me asusta. Quiere decir que ha dedicado parte de su tiempo a informarse sobre mis cosas, que ha tecleado mi nombre y ha recorrido textos que hablan de mí. Y que entre todo lo que ha visto ha elegido a mis hijos. Que ese tipo o tipa ha manejado a mis hijos. Se me hace insoportable y "mamá, ¡que la quería sin mantequilla!".

La inmensa mayoría de las personas que cada día se levantan con sus hijos, sus magdalenas, su café con leche y la tibia pereza de sus hijos no reciben amenazas de muerte. Nadie ha buscado la edad de sus hijos en internet, nadie ha perdido su tiempo en teclear sus edades. Por eso no se detienen en las faltas de ortografía a la hora de colocar las tildes en el mensaje.

Lo denuncio públicamente, porque es el único desahogo que se me ocurre. Y porque necesito sentirme arropada. Recibo algunos mensajes bienintencionados restándole importancia, aludiendo a la impostura en la identidad del malnacido o malnacida. Sin embargo, sí pasa. Claro que pasa.

Más sobre

Pasa que mi hijo mayor ya está en las redes, y lo lee y se asusta.

Pasa que tiemblo un poco al leer el verbo "pagarán".

Pasa que ese golpe lo recibo porque en algún momento mi opinión sobre algún tema se ha hecho pública. Y se ha hecho pública porque soy periodista, a eso me dedico y gracias a eso tenemos magdalenas que untar.

Pasa que estos energúmenos no funcionan solos ni por iniciativa propia. ¿O alguien se cree que va uno de estos cafres paseando por las redes, tralarí tralará, y encuentra mi nombre y dice: "Oh, una muchacha a la que voy a amenazar"?

Pasa que soy mujer, y no se nos perdona, solo hay que recorrer a quiénes suelen llegarles este tipo de amenazas.

Pasa que llevo ya demasiados mensajes de este tipo. Así se vive mal, muy mal. Vivo mal por ejercer mi profesión, por dar mi opinión y por ser mujer. De ahí las referencias a mi vagina en muchos de los mensajes.

Las amenazas de muerte no se quedan en sí mismas. Señalan el camino a una piara de descerebrados que tienen ganas de hacer daño. Muchas de ellas llevan mi cara. Y si no la llevan, señalan el lugar donde encontrarla, más allá de que, por mi profesión, mi cara es conocida. Esos violentos a veces se cruzan conmigo por la calle. Me increpan. En alguna de esas ocasiones yo paseo con mis hijos. Hace tiempo que vengo denunciándolo: señalan el camino.

Peino a la pequeña. Mi marido parte con ella hacia el colegio y yo me siento a escribir este texto. Sé que algunos políticos reciben este tipo de amenazas, la mayoría de ellos militan en IU y Podemos. Lo sé porque lo veo.

Pienso que tengo mis armas. Estas son. Y las uso.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (250 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
21
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.