Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gussymor escriba una noticia?

Arias y Blanco, dos perlas del Caribe resplandecen en la Bahía

14/10/2012 18:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Se fueron a la pelota invernal a trabajar duro, llenos de ilusiones, de esperanzas.

Nadie les garantizó nada en la pretemporada, pero sus sueños latían con fuerza.

Joaquín Arias y Grégor Blanco, dos casos casi idénticos, se presentaron este año con la moral por las nubes a los ahora campeones del Oeste de la Liga Nacional, los Gigantes de San Francisco. No llegaron envueltos en paquetes millonarios, pero de no ser por ellos a lo mejor no se tomaba champaña en el Oeste de la Bahía.

"Por eso es que uno sigue luchando en este juego", aseguró el dirigente de los Gigantes, Bruce Bochy, a una pregunta de Béisbol por Gotas al respecto. "Estos dos tipos fueron cruciales en el éxito que tuvimos este año''.

Blanco, de Caracas, Venezuela, y Arias, de Santo Domingo, República Dominicana, vinieron a este mundo maravilloso con nueve meses de diferencia.

El mayor de los dos, Blanco, nacido en diciembre de 1983, es un excelente jardinero que basa su juego en el bateo de contacto y la velocidad en las almohadillas.

El menor, Arias, nacido en septiembre de 1984, es un artífice del fildeo que gracias a su extraordinaria versatilidad puede desempeñarse en todas las posiciones del cuadro.

Aparte de la calidad de Blanco y Arias con el guante, los dos se distinguieron por tener temporadas maravillosas tan brillantes que el primero finalizó entre los principales artilleros en la campaña venezolana 2011-12 con los Tiburones de La Guaira y el segundo fue el campeón de bateo de la tierra del merengue al servicio de las Águilas Cibaeñas.

Otro aspecto enorme que tienen en común es que ganaron el premio al Jugador Más Valioso en Venezuela y la República Dominicana, respectivamente.

"Es una gran historia", insistió Bochy. "Se reportaron a nosotros sin ser integrantes de nuestro roster [oficial de 40 peloteros protegidos], apenas trataban de ganarse un puesto y ahora van a los desempates.

"Joaquín tuvo una gran temporada en la República Dominicana y abrió muchos ojos y Blanco hizo lo propio en Venezuela, donde lo observó 'Bam Bam' [el curazoleño Hensley Meulens, instructor de bateo de los Gigantes]''.

El trabajo duro de ambos convenció a Bochy que merecían una oportunidad. Arias fue un reemplazo ideal para algunos compañeros lesionados en la segunda y tercera bases y ejecutó un gran papel compartiendo la exigente posición del campo corto con el promisorio Brandon Crawford. Blanco fue titular durante largo rato en el jardín derecho y ahora alinea fundamentalmente frente a lanzadores diestros.

Por un momento, parecía que nadie los podía hacer out. Y ambos ejecutaron atrapadas maravillosas para salvarle el juego perfecto a Matt Cain el 13 de junio frente a los Astros de Houston, incluyendo un engarce extraordinario de Blanco en el prado derecho y el out 27 realizado por Arias en la esquina caliente sobre un roletazo bien difícil.

¿Milagro? Más bien destino. Cada uno se forja su propio camino en la vida y tanto Arias como Blanco, que ya tenían experiencia con otras organizaciones en la Gran Carpa, querían asegurarse de que cada uno volviera de manera sólida al Béisbol de Lujo.

Nadie podía imaginarse que ocurriría al unísono, pero no falta quien asegure que era posible.

"Mira, sí [lo pensé]", afirmó el receptor Héctor Sánchez, quien es compañero de equipo de Blanco en Venezuela con los Tiburones. "Se lo dije a él mismo, que las posibilidades que tendría aquí eran inmensas, por la clase de pelotero que es, por la escasez que tenía el equipo en los jardines.

"No se consiguen jardineros como Grégor", explicó Sánchez, apenas un jugador en su primer año completo en las Ligas Mayores, pero que también ha sido clave para los Gigantes del 2012. "Le dije que tenía como 99% de posibilidades aquí. Lo demás lo hizo él por el gran trabajo realizado tanto en Venezuela como en los Entrenamientos de Primavera''.

Quizás Sánchez estaba más convencido de que Blanco tendría éxito que el propio bateador zurdo que debutó en la meca de la pelota en el 2008 con los Bravos de Atlanta.

"La verdad es que en ningún momento me pasó la mente, ni cuando llegué a los campos de entrenamiento", dijo Blanco con sinceridad al hablar para los lectores de nuestro hogar beisbolero. "La expectativa mía era abrirles los ojos a los Gigantes y que me dieran la oportunidad de estar aquí en algún momento de la temporada.

¿Qué marcó la diferencia para Blanco? Un factor fue la recuperación completa de una vieja lesión. El otro, más importante todavía, es el esfuerzo que hizo para demostrarse a sí mismo que era pelotero de Grandes Ligas.

"Entrené fuerte para volver a ser el jugador que yo era antes, un pelotero rápido, explosivo, que puede llegar a la primera base, robarse la segunda", explicó el guardabosque venezolano. "Nunca iba a ser un pelotero de poder, porque nunca lo he sido''.

Por su parte, Arias, un joven humilde, callado, que usa debajo del uniforme de trabajo una camiseta que lleva el nombre de la República Dominicana, pasó trabajo para consolidarse en las Ligas Mayores por una lesión que le impedía ejecutar sus disparos con potencia y seguridad en sí mismo, pero a diferencia de Blanco estaba bien convencido de que volvería con propiedad a la Gran Carpa, nivel al que debutó en el 2006 con los Rangers de Texas.

"Verdaderamente, sí lo pensé", reveló Arias, que a diferencia de Blanco batea a la derecha. "Con la temporada que tuve en la República Dominicana pensé que al firmar con los Gigantes iba a tener oportunidades. Y fíjate, gracias a Dios se dio lo que pensé''.

Varias organizaciones estaban bien interesadas en los servicios de Arias, pero su abogado le recomendó firmar con los Gigantes por el chance que pudiera presentársele en la Bahía.

Lo demás lo hizo con la intensidad de su esfuerzo y por supuesto por librarse del fantasma de las lesiones.

"Este año me he mantenido saludable", agradeció Arias. "Comencé en Triple 'A' los primeros 20 días, pero me fue bien, se presentó la oportunidad en las Grandes Ligas y aquí estamos''.

El camino para llegar a San Francisco comenzó en diferentes regiones de nuestra Latinoamérica, pero la meta de estos dos peloteros es la misma: la Serie Mundial.

"Claro que sí, para mí sería un orgullo llegar a la Serie Mundial y poder ser campeones", proclamó Arias, un pensamiento compartido por Blanco.

Sea como fuera, ya ganaron una gran batalla. Convencerse a sí mismos y a su respectivo equipo que los objetivos sí se pueden obtener si se trabaja bien duro por alcanzarlas.

Hasta pronto y, por favor, nunca pierdan la esperanza.

Manolo Hernández Douen / http://www.laestufacaliente.com/articulos/Manolo%20Hernandez/


Sobre esta noticia

Autor:
Gussymor (1006 noticias)
Fuente:
piratasblog.mlblogs.com
Visitas:
1361
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.