Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Correo Cultural escriba una noticia?

Arepas de harina

17/05/2013 12:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Juana Garrido nació alrededor de 1885 en una finca del páramo de La Culata perteneciente a la familia Ruiz. Era una india pequeñita y fuerte que vino a trabajar para los Salas como nodriza de leche en 1907, cuando nació Olivia. Tal era la costumbre entre algunas familias de Mérida, para amamantar y cuidar a los recién nacidos hasta que estuvieran grandecitos.

La nana no dejaba que los niños tomaran agua fría ni jugo de naranja, y mucho menos refresco, hasta bastante rato después de haber comido arepas de harina, para evitar que el estomago se les –inflase-.

Ingredientes: 1 kilo de harina de trigo no leudante, 3 cucharaditas (para postre) de polvo de hornear (Polvo Toyal), ½ cucharaditas de sal, 1 cucharada sopera de azúcar, 2 huevos, 2 tazas de agua fría, 100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente.

Preparación

Batir los dos huevos enteros en el agua fría, añadir el azúcar y la sal; mezclar bien. Reservar. Añadir a la harina el polvo de hornear, amasar con la mantequilla y poco a poco añadir la mezcla de agua y huevo. Continuar amasando muy bien hasta obtener una masa suave. Dejar reposar por lo menos media hora en lugar fresco.

Luego se divide la masa en cuatro porciones; de cada una sale una arepa. Se amasan por separado, se extienden con la mano y ayudándose con el rodillo hasta obtener un disco de más o menos el tamaño de un plato de postre (7 cm). Con un tenedor se pincha la arepa regularmente por toda su superficie. Se calienta el budare o la plancha, cuya superficie se ha aceitado previamente. Al estar caliente se colocan las arepas una a una y se le regula el fuego con mucho cuidado a la hornilla para evitar que se quemen.

Una vez que se les ha formado una costrica, se sacan las arepas del budare y se meten en el horno –que se ha llevado a una temperatura suave-, hasta que estén cocidas. Se sabe que ya están listas cuando al golpearlas suavemente en la superficie suenan huecas como un tambor. Se comen calientes con cuajada.

Bibliografía: Julieta Salas de Carbonell, Caminos y fogones de una familia merideña, p 33/23, Caracas Venezuela.

Fuente: Juan Antonio García.


Sobre esta noticia

Autor:
Correo Cultural (16517 noticias)
Fuente:
correocultural.com
Visitas:
1942
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.