Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ascohastalanausea escriba una noticia?

Aquellas Madres

07/10/2014 06:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aquellas Madres, con mayúscula, de profesión “sus labores” de fotos en blanco y negro o sepias, muchas en marco de plata, que adornaban las cómodas y mesitas de cualquier hogar español antes de que la explosión tecnológica las relegara al disco duro del dispositivo de turno

 

En un momento en el que la prisa, el estrés, el acceso de la mujer al trabajo fuera del hogar y la dificultad de conciliar la vida laboral y familiar -más aún por la salvajada de tener una hora oficial adelantada en dos horas a la solar- son moneda corriente en este país y en tanto otros, uno se acuerda de las madres de antes.

De aquellas Madres, con mayúscula, de profesión “sus labores” de fotos en blanco y negro o sepia, muchas en marco de plata, que adornaban las cómodas y mesitas de cualquier hogar español antes de que la explosión tecnológica las relegara al disco duro del dispositivo de turno.

De aquellas Madres, muchas vivas todavía, solas o en residencias, que conjugaron todos los tiempos de los verbos callar, sacrificar, trabajar, luchar, soportar, criar, alimentar, mimar o cuidar. De aquellas Madres que en un mundo de hombres machistas -más por impostura social que por convicción-, se resignaron a permanecer en la trastienda de la vida, a su pesar, pariendo todo lo que “Dios o la cigüeña traía”; hijos de la ausencia de anticonceptivos y del “nada mejor que hacer”.

De aquellas Madres siempre enlutadas por alguien y siempre en casa. Madres de todos y para todo; menos de sí mismas y para sí mismas. Mujeres que hallaron su razón vital de ser en el servicio y la entrega a sus maridos y, más aún, a sus hijos. Madres que tantas veces se alimentaron sólo con ver a su progenie alimentarse. Madres que, a la hora de llenar nuestros estómagos, multiplicaban las pocas monedas y famélica despensa de grano y tubérculos, con agua, harina y, eso sí, mucha imaginación, inconmensurable cariño y cuentos e historias interminables.

Ayer enterré una de Aquellas Madres, al apagarse mientras dormía

De aquellas Madres que lavaban -sin lavadora- que tendían, que planchaban -sin plancha- que cosían -sin máquina-, que cocinaban, que limpiaban, que nos limpiaban, que nos escuchaban, que nos hablaban, que nos consolaban. Que nos tele-transportaban y elevaban cuando el vuelo a ras del suelo nos era insoportable.

De aquellas Madres que tantas veces fueron muro de contención y blindaje frente a la autoridad y excesos del que llevaba los pantalones o filtros maternales de sus exabruptos y dictados. Madres que, momento a momento durante toda nuestra infancia, pusieron la cara por nosotros y, cuando alguna vez se la cruzaban, se apartaban a condolerse y llorar donde nuestros ojos nuevos no pudieran verlas u oírlas.

Ayer enterré a una de aquellas Madres, la mía, después de apagarse serena mientras dormía a sus 88 años de edad. Decía de mí que era “sus pies y sus manos”. Hoy el mundo es un poco peor; pero su muerte, una vez más, como siempre ocurrió con todo lo que tocaba, a mí me hace un poco mejor. Desde hoy y para siempre mientras viva, el 3 de Octubre será mi personal Día del Orgullo de aquella Madre y Abuela. Descansa en paz, María Luisa.

AmorHastaLosTuétanos

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Ascohastalanausea (267 noticias)
Visitas:
2471
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.