Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Aprendiendo sobre el Estado

4
- +
01/10/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image[Publicado originalmente en septiembre de 2008]

Lo que hemos visto en la última semana es el estado trabajando ? y por estado, no me refiero a un grupo particular de líderes. Si observamos atentamente, podemos comprender mejor qué es el Estado y por qué nuestro problema fundamental se extiende muy por encima y por debajo del sistema de partidos políticos.

El momento se complica con las próximas elecciones, por lo que algunas personas se distraen con el circo de McCain vs. Obama y todos los personajes asociados con esa tonta batalla. Lo que están viendo es realmente el barniz. Es una cubierta diseñada para evitar que usted vea lo que es el estado y por qué es importante.

El sistema de partidos y las elecciones nos llevan a creer que vivimos en condiciones que Martin Van Creveld llama estado personal. (Me baso aquí en su importante libro The Rise and Decline of the State ) Esta es la forma antigua del Estado bajo la cual todos los recursos que posee el estado son propiedad personal del rey o gobernante. El gobernante es el Estado. Si muere, el estado muere con él.

A la democracia le interesa mucho perpetuar la idea de que vivimos en un estado personal. De esta manera, todo el crédito por el bienestar de la nación recae en una o varias personas. Son elegidos. Si las cosas van mal, se anima a la gente a culpar a estos funcionarios electos y a expulsarlos del cargo. A las personas nuevas se les da una nueva oportunidad de hacerlo mejor.

Pero la verdad es que el estado personal hace tiempo que ha pasado de la historia en el mundo desarrollado. En el siglo XVII, comenzamos a ver el surgimiento del estado impersonal. Bajo este enfoque, el gobernante no utiliza sus propios recursos. Es un gerente. Si muere, nada cambia. El propio Estado toma una forma permanente. No es elegido. Es contratado y vive independientemente de los cambios en la cima.

Los Estados Unidos nunca han acogido un estado personal. El presidente debía ser siempre el administrador y supervisor de un pequeño estado que gobernaba con el permiso del pueblo y de las órdenes inferiores de Estado: el pueblo y el Estado son uno solo, y esto serviría para controlar el poder. Por supuesto, esto fue un error, un reflejo de la ingenuidad de la posición liberal clásica.

Con el tiempo, Estados Unidos asumió todas las características de un estado-nación impersonal. Desarrolló una burocracia permanente , especialmente después del trágico fin del «sistema de despojos», desarrolló una máquina de dinero, monopolizó y creó su propia moneda. Comenzó a albergar a su propio ejército no electo, que era una fuerza de combate «profesional» y no una milicia ciudadana. Se convirtió en el hogar de un millón de personas que hicieron del estado su carrera y su fuente de seguridad económica.

Hoy en día, el estado encarna todas las peores características del inexplicable e impersonal leviatán que había sido la meta de todo mal soñador político en la historia del mundo. Podemos ver esto en funcionamiento durante el colapso financiero. Las personas que toman las decisiones y conducen las políticas no fueron elegidas por nadie. No informan a nadie. Son el Secretario del Tesoro y el jefe de la Reserva Federal, y cada uno de ellos representa ciertos intereses del sector privado entre la élite financiera. Llevan a cabo sus políticas basándose en su evaluación privada de lo que es bueno para aquellos a quienes representan, y lo hacen en cooperación con la burocracia permanentemente arraigada y los gerentes financieros que gobiernan el país.

Sólo después de que los planes fueron establecidos y anunciados, el estado impersonal se acercó a la parte personal del estado para la codificación y la confirmación, que el estado personal estaba encantado de conceder con condiciones. También podemos ver que esto funciona en los partidos políticos. McCain y Obama se apresuraron a respaldar todo el rescate [tras la crisis financiera de 2008] sobre la base de que se trata de una emergencia nacional, así que, por supuesto, deben dejar de lado sus diferencias partidistas.

¡Siempre dejan de lado sus diferencias partidistas! Así es como funciona el estado impersonal. No son las personas que elegimos las que están a cargo. Son sólo el rostro humano de la máquina. Si no lo saben antes de las elecciones, lo descubren rápidamente después de las elecciones. Se encuentran en una cinta transportadora de tareas y foto-operaciones y deberes. Éstos los consumen por completo. Están impresionados por la operación del estado y se sienten inmediatamente impotentes para hacer algo al respecto.

Lo mismo ocurre con aquellos a quienes el nuevo presidente contrata para que dirijan los departamentos de su gabinete. En cuanto a la burocracia permanente, ni siquiera necesitan saber el nombre del nuevo secretario, excepto para inventar tonterías y usar su nombre en chistes. Las nuevas contrataciones pueden comenzar nuevos programas tontos o hacer cambios superficiales, pero la clase permanente que dirige el departamento sabe que sólo necesita -si no está de acuerdo- esperar a que las cosas vuelvan a la normalidad. Saben que son las marchas del motor y que el supuesto conductor es sólo el delantero temporal.

En este sentido, quién gana o quién no gana las elecciones no importa tanto como se nos hace creer. Es cierto que Bush comenzó una guerra cuando no tenía que hacerlo. Alguien más podría haberlo hecho mejor. También es cierto que Obama podría impulsar una serie de nuevos reglamentos y programas y que McCain podría iniciar cada vez más guerras.

También es cierto que incluso sin un presidente en ejercicio y sin un Congreso, el estado funcionaría más o menos como lo hace hoy en día. Esa es una declaración aterradora pero cierta.

Y sin embargo, no hay razón para desesperarse. En cierto modo, los estados impersonales son tan vulnerables como los personales, a veces incluso más, ya que gobiernan sin convicción ideológica. El estado siempre y en todas partes constituye una pequeña minoría de la población, sostiene Murray Rothbard . Es superada en número por la gente muchas veces. Por esta razón, debe confiar en una falsa conciencia para sostener su gobierno.

Es por eso que Mises escribe que

A la larga, incluso los gobiernos más despóticos, con toda su brutalidad y crueldad, no están a la altura de las ideas. Eventualmente, la ideología que ha ganado el apoyo de la mayoría prevalecerá y cortará el terreno bajo los pies del tirano. Entonces los oprimidos se rebelarán y derrotarán a sus amos.

El propio Van Creveld dice que el Estado puede ser creado en última instancia por fuerzas ideológicas y tecnológicas que corren más allá del Estado y sus formas osificadas. El Estado impersonal depende en gran medida de un entorno inmutable en el que gestionar sus asuntos. Vivimos en tiempos de cambios increíbles. Y las crisis de estado como el colapso de Wall Street pueden abrir grietas en el clima oficial de opinión.

Hay otro punto que aprendemos de estas observaciones: trabajar dentro de la maquinaria de un partido político es un camino inútil para un cambio serio. El cambio real viene del trabajo en el mundo de la empresa y de las ideas.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1691 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
29
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.