Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Amputando la economía: Cómo los confinamientos siguen la tradición de los cirujanos de la Guerra de Secesión

2
- +
02/06/2020 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa justificación de los políticos y los funcionarios de salud del gobierno para decretar el cierre de grandes extensiones de la vida estadounidense ha sido disuadir la propagación de COVID-19. Según el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, casi el 40 por ciento de los hogares que ganan menos de 40.000 dólares al año tienen un miembro que ha perdido su trabajo en los últimos meses. La depresión, el abuso de drogas y el suicidio están aumentando como resultado de los cierres y los comandos de «refugio en el lugar».

Las tasas de infección y las muertes se han disparado a pesar de las graves restricciones de la vida cotidiana. Sin embargo, los políticos y los funcionarios de salud del gobierno continúan reclamando la victoria porque de otra manera más gente se habría infectado por el COVID-19. La mayor parte de la cobertura de los medios aplaude a los políticos y funcionarios que abogan por extender los cierres sin importar los daños colaterales a la vida de los estadounidenses.

La respuesta política a COVID-19 es inquietantemente similar a las razones de los cirujanos de la Guerra Civil. La amputación fue la práctica quirúrgica más común durante esa guerra, y más de cincuenta mil soldados fueron amputados después de las batallas. La amputación era una «solución» reflexiva, porque las extremidades a veces eran destrozadas por bolas de Minié y también porque era el único truco que conocían muchos «cirujanos» no entrenados. Los cirujanos eran ridiculizados como carniceros y solían ser totalmente negligentes con la higiene, lo que provocaba muchas más muertes innecesarias.

Los cirujanos justificaban el sacar sus sierras, porque de otra manera muchos soldados morirían por sus heridas gangrenadas. No importaba cuántos soldados murieran por amputaciones innecesarias o chapuceras, siempre que no se culpara a los cirujanos de las muertes por gangrena.

Los políticos de muchos estados justifican sus paralizaciones de COVID-19 con justificaciones que se parecen a las de esos cirujanos. No importa cuántos individuos pierdan sus trabajos, negocios o una salud robusta debido a los cierres. Mientras los políticos afirmen que las cosas serían peores si no hubieran amputado gran parte de la economía, pueden hacer piruetas como salvadores.

En realidad, hay una analogía más cercana entre los cirujanos de la Guerra Civil y los políticos contemporáneos. Los políticos han arrasado con gran parte de la economía supuestamente para evitar que alguien se infecte en algún momento desconocido en el futuro. Es como si un cirujano de la Guerra Civil enviara a sus ayudantes a recorrer el campo para capturar a jóvenes desafortunados y cortarles los brazos para evitar que sean víctimas en futuras batallas.

Así es como el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo justificó la paralización de la economía de su estado y el confinamiento de casi 20 millones de personas a sus casas hace dos meses: «Si todo lo que hacemos salva una sola vida, seré feliz». En el momento del decreto de Cuomo, cinco o menos personas habían dado positivo por coronavirus en la mayoría de los condados del estado de Nueva York. La fórmula de Cuomo ejemplifica cómo los políticos cosechan el aplauso de los medios por acciones dramáticas que tienen poco o nada que ver con la seguridad pública.

Más sobre

Al mismo tiempo que Cuomo prácticamente puso a su estado bajo arresto domiciliario, también ordenó a las casas de reposo de Nueva York que admitieran a los pacientes de COVID. Su desastroso dictado contribuyó a las más de cinco mil muertes por COVID en los asilos de Nueva York. Cuomo se absuelve a sí mismo, porque algunos estados tienen un porcentaje más alto de muertes por COVID en asilos que Nueva York, pero ningún estado tiene cerca de cinco mil muertos en asilos. La mayoría de los medios de comunicación siguen calificando a Cuomo como un heroico benefactor gracias a su cierre para salvar «sólo una vida».

«Hemos salvado vidas» es también la auto-exoneración pregonada por la gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer, después de haber impuesto las restricciones más punitivas de la nación. Whitmer prohibió «todas las reuniones públicas y privadas de cualquier tamaño» (prohibiendo a la gente visitar a sus amigos) y también prohibió la compra de semillas para la siembra de primavera en las tiendas después de que ella decretara que era una actividad «no esencial». (Aunque la compra de billetes de lotería estatal seguía siendo una actividad «esencial».) Muchos condados de Michigan tienen menos de un puñado de casos de COVID y han tenido pocas muertes, si es que alguna. Pero sus economías han sido destruidas por los decretos estatales de Whitmer, que han llevado el desempleo hasta el 24 por ciento.

Antiguamente, los políticos siempre podían proponer a algún economista que hubiera descubierto un «multiplicador» keynesiano para justificar un mayor gasto excesivo. Hoy en día, «ciencia» es la palabra mágica utilizada para justificar cualquier restricción a la libertad estadounidense.

Whitmer, por ejemplo, se exonera a sí misma: «Tenemos que tomar decisiones basadas en dónde nos lleva la ciencia». Desafortunadamente, la pandemia COVID-19 ya ha visto una larga serie de debacles por parte de la «ciencia». La respuesta nacional a la amenaza del coronavirus fue saboteada, porque científicos incompetentes del Centro de Control de Enfermedades contaminaron muestras clave para crear una prueba en febrero y porque los científicos burócratas de la Administración de Alimentos y Medicamentos bloquearon pruebas privadas innovadoras. También es difícil tratar las advertencias y previsiones de los científicos como si se originaran en el Monte Sinaí cuando hay una feroz disputa entre los expertos sobre las políticas más prudentes para frenar la pandemia.

Otro paralelismo con los cirujanos de la Guerra Civil es que los políticos contemporáneos no pagan ningún precio por el daño innecesario que infligen. Muchos soldados lisiados de la Unión y la Confederación pasaron décadas cojeando después de la guerra. Queda por ver cuántos millones de estadounidenses sufren desventajas a largo plazo como resultado de los decretos draconianos que ahora afligen a gran parte de la nación. Pero es poco probable que los políticos sean responsables de las vidas que han mutilado innecesariamente.

Después de las batallas de la Guerra Civil, las tiendas donde los cirujanos hacían sus aserrados eran conocidas como uno de los lugares más horribles que muchos soldados jamás hayan encontrado. Incluso aquellos que se recuperaban de sus heridas a menudo se quedaban con pesadillas perpetuas por los gritos que escuchaban y la visión de las sangrientas pilas de brazos y piernas cortadas.

En contraste, los políticos y los zares de la salud del gobierno que han cerrado gran parte de la economía de la nación no han sido testigos de lugares tan traumáticos. En su lugar, tienen sus reuniones, tal vez en el Zoom, y luego emiten decretos que sus amigos en los medios de comunicación seguramente aplaudirán. Las tasas de desempleo están aumentando aún más rápido que las pilas de amputaciones de la década de 1860. Pero la agonía se produce lejos de las oficinas palaciegas que disfrutan los gobernadores, en casas tranquilas donde las familias agonizan desesperadamente por el alquiler y los pagos de la hipoteca pendientes, y en los negocios que se hunden, donde los propietarios ven morir sus sueños de vida semana tras semana.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
41
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.