Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Correo Cultural escriba una noticia?

Alfredo Sadel: Historias de Cine Por: C. Luisa Ugueto L

29/06/2010 18:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

alfredo_sadel_4

En la época de oro del cine mexicano se hicieron muchas películas, el cine en México era una gran industria, y aunque generó obras que luego se volverían referencia en el panorama del cine hispanoamericano, como "industria" necesitaba tener repercusión comercial. Ser acogido masivamente por el público, y que mejor forma de hacerlo que colocando en pantalla a las principales figuras de la música popular.

Era una práctica común dentro del cine en los cincuenta y sesenta: convertir cantantes en actores tuvieran o no condiciones suficientes para ello. En Hollywood, por ejemplo, muchos alcanzaron la totalidad de su éxito apoyados en su carrera cinematográfica. Es el caso de Frank Sinatra o Elvis Presley.

Sinatra llevó una carrera llena de proyectos que le valieron reconocimiento, (incluso gano un Oscar en 1953 por From Here to Eternity), pero de Elvis siempre se dijo que deseaba desligarse por completo de los roles estereotípicos que se veía obligado a representar, independientemente de su irrefutable talento.

El cine daba para todo: cantantes que además de cantar eran buenos actores y se les permitió demostrarlo y aquellos que solo hacían cine como un medio más de apoyar su carrera en el mundo de la música.

El cine Mexicano, de los cincuenta y sesenta, utilizó como elenco de muchas de sus películas menos elaboradas, a estrellas de la canción, con el único objeto de ser "vendidas" y "consumidas" rápidamente por el público.

alfredo_sadelAlfredo Sadel ingresó al cine por sus méritos como cantante, además de por su estampa atractiva que nada tenía que envidiarle a un Marlon Brando, que por aquella época, era un joven debutante que cosechaba sus primeros éxitos.

Sadel hizo cine con dignidad, con aplomo, pero sobre todo con disciplina. Esa cualidad que lo llevo muchos años después a dedicarse a la Opera. Sin embargo, nunca dio con aquella película que lo catapultara como una figura de la actuación.

Fue dirigido por José Giaccardi en Flor del Campo (su primera película en 1951), actuó junto a Javier Solís: Tres balas perdidas, En cada feria un amor, pero sin duda se recuerda mucho más su trabajo junto a Miguel Aceves Mejías, con quien participó en tres producciones: Tú y la mentira, El buena suerte, y Martín Santos el Llanero, la que sería su última participación en el cine. Era la década de los cincuenta y Sadel buscaba posicionar su carrera a nivel internacional.

El trabajo cinematográfico de Alfredo Sadel no fue un ejercicio premeditado, más bien parece estar tejido por el azar y las circunstancias aleatorias, espacios de tiempo "libre" que supo aprovechar para mostrarse como cantante. Sin duda, la búsqueda de la consagración en la música lo llevo al cine.

La revista Momento del 12 de Noviembre de 1961 coloca en portada a la actriz Lorena Velásquez quien protagoniza junto a Miguel Aceves Mejias y Sadel, Martín Santos: El Llanero. Film que pretendía ser la recreación de una serie de circunstancias y costumbres de "lo venezolano". De hecho comienza bajo la frase: "En un lugar de Venezuela..."

La cinta se aleja muchísimo de las pretensiones estéticas del Tenor favorito. Aunque es verdad que su éxito en el cine lo llevó a realizar 7 películas, Sadel no sentía una entera satisfacción por el trabajo realizado, tenía plena conciencia de las limitaciones que este tipo de producción llevaba consigo. Años después lo manifestaría de este modo:

"...Pase a la ciudad de México donde filme cuatro películas una tras otra de esas que llamaba en aquella época....churros... o sea películas que se hacían en dos semanas con muy poco argumento y donde no había ninguna calidad y el único objetivo era explotar el mercado centroamericano y mexicano... ahí intervine con Aceves Mejias, con Javier Solís, Julio Aldama... Evangelina Elizondo y una serie de estrellas mexicanas..." (Entrevista Personal, Enrique Bolívar Navas, 1973)

Al parecer, a Sadel lo urgía la necesidad de llevar al cine otro tipo de historias, que coincidieran más con su modo de ser. Así se reflejaría en una entrevista realizada para la revista Momento el 11 de Enero de 1957 (Sadel: Un hombre en busca de su expresión), donde comenta la posibilidad de llevar a cabo un film del cual sería productor y con el que pretendía, entre otras cosas, dar a conocer los paisajes venezolanos, además de la música.

"La película- explicaba Sadel- se filmará en pantalla panorámica, en Eastmantcolor. Casi toda se rodara en exteriores, aprovechando la belleza singular del paisaje venezolano. Los centros de filmación serán La Guaira, Caracas y Maracaibo."

Este "proyecto venezolano" terminaría siendo solo eso: un proyecto, su destino era otro más lejos del cine, pero mucho más cerca de su verdadera esencia: la música. Quizás por eso, en esa época, se dedico a componer y grabar mucha música venezolana, tratando de plasmar con su voz aquella necesidad.

Sadel fue un perfeccionista, no en vano dijo sobre el cine: "No es asunto de improvisación, sino trabajo en equipo duro y sistemático".

Por: C. Luisa Ugueto L

Colaborador de Correo Cultural de Conarte

donniebrascols@gmail.com

http://diariodecinedonnie.blogspot.com/


Sobre esta noticia

Autor:
Correo Cultural (14979 noticias)
Fuente:
conartedevenezuela.com.ve
Visitas:
3813
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.