Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Angel Monagas escriba una noticia?

Agregado al jueves de juicio

18/06/2009 10:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

TOMADO DEL BLOG DE X.PIKAZA EN RELIGION DIGITAL.

TEOLOGOS PROHIBIDOS

teilhard de chardin,pierre

Ampliando la lista de los teólogos "amonestados" y prohibidos quiero citar a P. Teilhard de Chardin, uno de los pensadores cristianos más significativos. Ha sido el teólogo de la tierra como "carne de Dios", el teólogo de la vida como expresión del gran despliegue amoroso del Dios que se encarna en su obra. Ha sido el teólogo de la Misa sobre el Mundo, uno de los textos espirituales más hermosos de todos los tiempos. Así quiero recordarle, como teólogo de la eucaristía, en esta semana del Corpus.

TEILHARD DE CHARDIN, PIERRE (1881-1955).

Biólogo y teólogo francés, de la Compañía de Jesús, especialista en paleontología y antropología. Estudió teología en Inglaterra y se interesó por el conocimiento de los orígenes del hombre, trabajando en el Museo de Historia Natural y en el Instituto de Paleontología Humana de Paris y colaborando con ? Henri Breuil en la excavación de uno de los yacimientos más importantes de Cantabria, España (Cueva de El Castillo, en Puente Viesgo). Sirvió como camillero en la Gran Guerra (1914-1919) y empezó a publicar sus primeros trabajos, vinculando el despliegue de la vida (la evolución cósmica y vital) con el desarrollo espiritual y cristiano de la humanidad: La vida cósmica (1916) y El potencial espiritual de la materia (1919).

Siendo ya un especialista, culminó sus estudios de geología, botánica y zoología en la Sorbona, con una tesis sobre los Mamíferos del Eoceno inferior francés (1926). En ese tiempo (año 1923) realizó un viaje a China y enseñó en el Instituto Católico de Paris. Pero un artículo sobre el pecado original (tema vinculado con la evolución que él defendía, desde un plano biológico, mental y espiritual) le enfrentó con los superiores de su Orden y con el Vaticano, de manera que se vio obligado a abandonar la enseñanza, regresando a China donde participó en algunos de los descubrimientos paleontológicos más importantes el siglo XX.

1. Una aventura teológica cortada por prohibiciones.

En ese contexto fue elaborando su sistema científico-filosófico, de fondo religioso, que constituye uno de los intentos más audaces y profundos de explicar el despliegue de la realidad, que él entiende de un modo unitario, desde la perspectiva de la vinculación del espíritu y la materia, que se elevan y despliegan a través de una gran Evolución, buscando cada vez más complejidad y más conciencia. Desde su perspectiva, la creación ha de entenderse como despliegue de una fuerza divina que se va elevando y que dirige todo lo que existe hacia un plano de unidad más alta, que se centra de alguna forma en Cristo.

Esta visión chocó con la teología oficial del Vaticano que negaba por entonces la evolución biológica y antropológica y que, con la colaboración de los superiores de la Compañía de Jesús, y que fue cerrando a Teilhard todas las puertas académicas, por lo que tuvo que permanecer casi veinte años fuera de Francia, sobre todo en China, en "misiones científicas" alejadas de los lugares de enseñanza.

El año 1927 le niegan el imprimatur para publicar El Medio Divino. El año 1938 le impiden publicar La energía Humana. El año 1941 envía a los censores eclesiásticos El Fenómeno Humano, para enterarse tres años más tarde (el 1944) que no puede publicarlo.

El año 1947 le prohíben escribir y publicar sobre temas de teología... de manera que hasta su muerte sólo pudo publicar algunos trabajos de carácter estrictamente científico. Las dificultades cambiaron de signo tras su muerte, cuando algunos de sus amigos publicaron las obras, que él no había querido editar y poner al alcance de todos sin el permiso de sus superiores. Sus obras alcanzaron entonces un éxito inmenso, traduciéndose a pocos años varios idiomas. Como reacción, el 6 de diciembre de 1957 el Santo Oficio ordenó que ellas fueran retiradas de las bibliotecas de los Seminarios y de las Instituciones Religiosas, prohibiendo su venta en las librerías católicas. Pues bien, fuimos muchos los que, en esos años, del 1957 al 1962, leímos con aire de clandestinidad esas obras, descubriendo en ellas una savia evangélica que no encontrábamos en los libros de teología escolástica.

Todavía el 30 de junio de 1962, la Congregación del Santo Oficio escribió un Monitum poniendo en guardia a los católicos sobre las ambigüedades y errores de Teilhard de Chardin (cf. AAS 54 [1962] 526 y OR 148, 30 junio 1962). Pero ya las cosas habían empezado a cambiar. Ese mismo año ? H. de Lubac publicó un libro a favor del pensamiento de Teilhard de Chardin (La pensée religieuse du Père Teilhard de Chardin, Paris 1962) y a partir de entonces (iniciado ya el Concilio Vaticano II) una parte considerable del mundo católico acogió con agradecimiento admirado la obra científico-religiosa de Theilhard de Chardin, uno de los grandes fenómenos religiosos de mediados del siglo XX.

2. Una obra discutible, pero espléndida, centrada en la Cruz.

Es evidente que el pensamiento de Teilhard de Chardin tiene sus posibles riesgos y se puede criticar o defender con argumentos de tipo evangélico o racional. Pero la forma en que fue condenado por el Vaticano resulta vergonzosa. Se puede discutir el "optimismo" de Teilhard, cuando piensa que todo tiende hacia un final feliz de plenitud, pero no se le puede condenar por postularlo. Se puede discutir la forma en que vinculaba la evolución científica y el desarrollo mental y espiritual de la vida humana (extrapolando quizá elementos de ciencia en la teología y viceversa), pero lo que él buscaba era algo legítimo y el mismo ? Tomás de Aquino había elaborado una simbiosis comparable entre filosofía y teología en pleno siglo XIII. En esa línea, la historia de las condenas de Teilhard fue muy injusta y dolorosa. Desde ese fondo, podemos resumir ya algunos elementos básicos de su pensamiento.

a. El descubrimiento de la historia.

Vivíamos antes en un mundo estático, con ideas y esencias eternas. Pues bien, la hipótesis de la evolución nos invita a introducir el tiempo dentro de esa realidad estática: todo lo que existe en el mundo conocido está inmerso en un proceso, que puede encontrarse fundado en Dios y centrado en Cristo. A diferencia de la visión anterior del mundo, hecha de esencias inmutables, nos hemos descubierto inmersos en un mundo que se hace, haciéndonos a nosotros mismos en su proceso y desarrollo.

b. Evolución universal.

Todo está en proceso, no sólo la vida, sino la materia y el mismo pensamiento humano, incluida la experiencia religiosa. Eso significa que no existe una religión "ya hecha y fijada", sino que el despliegue religioso forma parte de un camino de libertad y amor, que se encuentran vinculados al desarrollo de la complejidad y de la conciencia humana. La evolución de la vida tiende hacia niveles de mayor complejidad y conciencia, en una línea que se centra en el despliegue del hombre entendido como libertad y comunión (comunicación).

d. Cristo, punto Omega.

La experiencia cristiana se inscribe en ese proceso evolutivo, que ha de entenderse ya de un modo universal. Todas las religiones pueden vincularse (no negarse) de algún modo en Cristo, para iniciar un proceso de elevación humana y religiosa. Teilhard entiende así la creación y la evolución como un camino abierto hacia el pleno despliegue de Cristo, es decir, hacia la unión de todos los hombres en un final de conciencia más amplia y de comunión más intensa, donde todos los hombres y mujeres quedan integrados, con sus aportaciones y valores.

Esta visión resulta puede resultar demasiado optimista, pues supone que la evolución del cosmos, de la vida y del hombre tiende y nos lleva hacia cotas de mayor complejidad, conciencia y plenitud humana. Es como si el futuro de la salvación estuviera asegurado, de una forma casi mecánica. Pues bien, en contra de eso, son muchos los que piensan que el potencial de vida (de evolución) puede llevarnos también a la ruina, como sabían los apocalípticos judíos.Teilhard fue muy sensible a esa acusación y a ese riesgo, escribiendo, desde esa perspectiva, su libro quizá más valioso, titulado El Medio Divino (Madrid 1960). Éste es un libro de teología y mística, siendo, al mismo tiempo, un precioso tratado de historia humana (y de biología). Conforme a la visión de este libro, la evolución del hombre no acontece sólo a través de un despliegue positivo de la vida, sino también a través de sus negatividades y cruces. Junto a la acción está la pasión, junto a la vida está la muerte, junto a la Pascua está la Cruz.

De todas formas, Pasión y Acción no son equivalentes, Cruz y Pascua no están al mismo plano (pues eso implicaría que estamos inmersos en un eterno retorno de la vida, donde todo vuelve a ser siempre lo mismo). La última palabra es la Acción creadora de Dios, que culmina en la Pascua de Cristo, que abre un futuro de vida para todos los hombres. El final del camino del hombre es la Pascua, la Resurrección de toda la realidad, en Cristo y con Cristo. Pero esa Resurrección sólo es posible pasando a través de la cruz, aceptando el sufrimiento de la vida que crece, el sufrimiento de la muerte, sobre todo de una muerte a favor de los demás, como la de Cristo.

3. Misa sobre el mundo.

Entre las obras de fondo más religioso de Teilhard de Chardin, destaca un pequeño escrito donde el pan y vino de la ofrenda y de la comunión eucarística, que se expanden hasta abarcar el mundo entero, de tal forma que podemos hablar de una inmersión y transformación crística y trinitaria del conjunto de la realidad. Éste es el tema de la misa cósmica, que Teilhard celebró en las estepas del Gobi donde se hallaba de misión científica, por la fiesta de la Transfiguración del Señor, en el verano de 1923. Retomando la línea de los antiguos teólogos alejandrinos de los siglos IV y V, que habían interpretado la encarnación como presencia del Hijo de Dios en el conjunto de la humanidad y del mundo, Teilhard de Chardin ha desarrollado de forma emocionada el carácter cósmico de la eucaristía, interpretada como transformación de un mundo que se eleva a Dios, vinculado en Cristo, por la fuerza de su Espíritu.

«En la nueva humanidad que se está engendrando hoy, el Verbo ha prolongado el acto sin fin de su nacimiento, y en virtud de su inmersión en el seno del mundo, las grandes aguas de la materia, se han cargado de vida sin estremecimiento. En apariencia nada se ha estremecido en esta inefable formación y, sin embargo, al contacto de la Palabra sustancial, el universo, hostia inmensa, se ha convertido misteriosa y realmente en carne. Desde ahora toda la materia se ha encarnado, Dios mío en tu encarnación... Ahora, Señor, por medio de la consagración del mundo, el resplandor y el perfume que flotan en el universo, adquieren para mí un cuerpo y rostro en ti. Lo que entreveía mi pensamiento indeciso... tú me lo haces ver de un modo magnífico: no sólo que las criaturas sean solidarias entre sí, de manera que ninguna pueda existir sin todas las demás..., sino que estén de tal forma suspendidas en un mismo Centro real, que una verdadera vida, sufrida en común, les proporcione en definitiva, su consistencia y su unión... Tú, Señor Jesús, en quien todas las cosas encuentran su subsistencia, revélate al fin a quienes te aman como el alma superior y el foco físico de la creación... Lo que yo experimento, delante y en el seno del mundo asimilado por tu carne, convertido en tu carne, Dios mío, no es ni la absorción del monista, ávido de fundirse en la unidad de las cosas, ni la emoción del pagano prosternado a los pies de una divinidad tangible, ni el abandono pasivo del quietista que se mueve a merced de las energías místicas. Aprovechando algo de la fuerza de éstas corrientes (monista, pagana, quietista), sin lanzarme contra ningún escollo, la actitud en la que me sitúa tu presencia universal, es una admirable síntesis en que se mezclan, corrigiéndose, las más formidables pasiones que pueden jamás soplar sobre un corazón humano.

1. Lo mismo que el monista, me sumerjo en unidad total, más la unidad que me recibe es tan perfecta, que sé encontrarme en ella, perdiéndome, en el perfeccionamiento último de la individualidad.

2. Lo mismo que el pagano, yo adoro a un Dios palpable. Llego incluso a tocar ese Dios en toda la superficie y profundidad del mundo de la materia en que me encuentro cogido. Pero, a fin de asirlo como yo quisiera (para seguir sencillamente tocándolo, a Dios), necesito ir cada vez más lejos, a través y más allá de toda limitación sin poder jamás descansar en nada, empujado en cada momento por las criaturas y superándolas en todo momento en un continuo acoger y un continuo desprendimiento. 3. Lo mismo que el quietista, me dejo mecer deliciosamente por la divina Fantasía. Más, al mismo tiempo, sé que la voluntad divina no me será revelada en cada momento, más que dentro de los límites de mi esfuerzo. No palparé a Dios en la materia, como Jacob, más que cuando haya sido vencido por él» (Misa sobre el mundo. Himno del Universo, Madrid. 1967).

Entre sus obras, en castellano. El fenómeno humano (Madrid 1959); El medio divino (Madrid 1960); El grupo Zoológico Humano (Madrid 1964); El futuro del hombre (Madrid 1964); La Visión del Pasado (Madrid 1964). Visión de conjunto de su obra en U. King (ed.), Pierre Teilhard de Chardin: Escritos esenciales (Santander 2001). Una perspectiva distinta y complementaria de la suya en G. Theissen, La fe bíblica en perspectiva evolucionista (Estella 2003). Entre las valoraciones de su pensamiento y proyecto teológico, cf. H. de Lubac: El pensamiento religioso de Teilhard de Chardin (Madrid 1967); La Oración de Teilhard de Chardin (Barcelona 1969); A. Fierro, El proyecto teológico de Teilhard de Chardin (Salamanca 1971); F. Riaza, Teilhard de Chardin y la evolución biológica (Madrid 1968); J. de S. Lucas, Teilhard de Chardin (Madrid 1996); B. Sesé, Pierre Teilhard de Chardin (Bilbao 1998); A. Pérez de Laborda, La Filosofía de Pierre Teilhard de Chardin (Madrid 2001).

EL ACTUAL PAPA BENEDICTO XVI O JOSEPH RATZINGER ESTUVO EN EL EJERCITO ALEMAN

Interesante historia, qué hacer frente al PODER ABOLUTO que obliga.

MAÑANA EL SEMANARIO OPOSITOR INFORME NOS TRAE

OPOSICIÓN CONTRA OPOSICIÓN

semanario informe 220

La mezquindad y los intereses particulares afectan a la unidad

En la pasada edición de INFORME alertamos sobre la profunda

división que existe entre los Chavistas que se han enriquecido groseramente

y los Chavistas del pueblo. Esa separación también afecta a la oposición,

aunque las razones no sean las sustanciosas ganancias de la corrupción.

En la disidencia democrática hay dos sectores bien definidos.

Por un lado está la oposición política que integran los partidos que antes

fueron parte de la Coordinadora Democrática y que ahora se agrupan,

supuestamente, en la Mesa de la Unidad.

Esa oposición política es variopinta en colores, ideologías e

intereses. Cada quien tiene motivaciones diversas. Sólo los une la necesidad

de salir del régimen de Chávez. Chávez los une, pero también los divide cada

vez que desea ¿Y cómo lo hace?

Muy sencillo. Chávez sabe de qué pata cojean muchos de los están

en la oposición política. Les sabe sus mañas, sus debilidades y los errores

cometidos en el pasado y en el presente. Así como sabe todo lo que hacen sus

propios revolucionarios, sabe lo que hacen los opositores.

Chávez negocia con ellos. El juega con varios factores de la

oposición política como el gato juega con el ratón al cual capturó y lo deja

medio vivo. Lo agarra juega con él y luego los deja en un rincón.

Periódicamente hace lo mismo. Por eso los ha tenido entrampados durante

tanto tiempo.

Para nadie es un secreto que en el marco de esa oposición

multicolor, hay partidos que hacen su juego personal. Se les ha señalado de

recibir dinero del Gobierno y cuando eso ocurre, asumen conductas extrañas

de poca solidaridad con los otros factores de la disidencia partidista, a

pesar que enarbolan la justicia como bandera.

Ese es un ejemplo de las tantas cosas que ocurren en la

oposición partidista. No se pone de acuerdo porque prevalece la mezquindad.

La prioridad es defender sus intereses particulares y no los grupales. Eso

lo siente y lo huele la oposición no partidista.

Si quiere más demostraciones de cómo actúan ciertos personajes

que representan a la oposición, saque usted mismo sus conclusiones a través

de un análisis personal ¿A cuántos vio usted declarar para defender a Manuel

Rosales de la persecución? ¿A quiénes vio en los medios denunciando el

desmantelamiento de la gestión de Antonio Ledezma para aniquilarlo? ¿Quiénes

han salido a defender a César Pérez Vivas a quien parece que ya Chávez

condenó a la cárcel o al exilio?

Y esos son hechos recientes. Si revisamos los últimos cinco

años, conseguirá usted más evidencias de esa conducta extraña de muchos

líderes de organizaciones de oposición. Lamentablemente en la única

alternativa democrática que existe frente a Chávez, sigue prevaleciendo la

mezquindad y el juego de grupos marcados por intereses ajenos al colectivo.

Pero hay una oposición que es mayoría. Esa disidencia que está

en la calle sin que los partidos se lo pidan. Esos que llenaron avenidas en

Caracas durante abril de 2002. Son los que bailaron al son de Billos en la

autopista Francisco Fajardo en Caracas durante aquella Navidad llena de

escasez de los días del paro petrolero.

Esa que salió a votar masivamente en el revocatorio. Que luego

entró en crisis y se levantó bajo aquella pegajosa invitación "Atrévete" que

lanzó un candidato como Manuel Rosales que le echó un camión de ganas para

que la oposición saliera con vida de las presidenciales de 2006.

Una disidencia cuyo corazón está en la sociedad civil y que

libró otra batalla cuando defendieron en las calles a RCTV. Luego creyeron

en un movimiento que liderado por los estudiantes y la oposición política

logró derrotar a Chávez en el referendo constitucional de 2007.

Esa oposición no partidista es mayoría en Venezuela, pero no

consigue un mensaje que la termine de enamorar y seguir luchando para

recuperar la democracia que se escapa como el agua entre los dedos. Un

amplio sector de la disidencia sigue esperando una oferta realmente

alternativa. Otro sector de ellos se desilusionó y ahora son parte de los

desmovilizados Ni Ni.

Hay una brecha entre la oposición partidista y la disidencia que

proviene de la sociedad civil. Hay empatía. Hay intereses comunes contra el

proceso revolucionario. Pero la mezquindad de los partidos sigue siendo el

ácido que los separa.

Existe una batalla de Oposición contra Oposición. Porque un

sector carece, hasta ahora, de la capacidad de aglutinar al pueblo. Y el

pueblo sigue esperando que lo llamen a la lucha con un mensaje claro y

alternativo. Si el Chavismo contra Chavismo hace peligrar a la revolución,

la Oposición contra Oposición hace difícil construir una real alternativa.

LIGA URL


Sobre esta noticia

Autor:
Angel Monagas (666 noticias)
Fuente:
Juicio a la Noticia
Visitas:
150
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.