Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luigi Paluom escriba una noticia?

Adiós amigo

20/08/2010 14:02 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hoy miércoles 18 de agosto del año 2010, a las 8 de la noche, se extinguió la luz de la vida del señor Pedro Miguel Colmenárez, (dice su madre que un día miércoles 18 a las 8 de la noche fue su nacimiento) que ironía, no deja de ser una tragedia y no deja de causar dolor

Cuando conocí a Pedro Miguel, ya tenía meses viviendo con su señora, son una de esas cosas por la que pasa cualquier ser humano, entonces era supervisor de una empresa de seguridad, se estaba abriendo la posibilidad de emplear dos personas para trabajar turnos de 24 x 24, le hice el comentario a su pareja un día que fue a visitar los niños del matrimonio y me dijo que porque no le daba ese trabajo a ella y a su marido en tono dudoso, lo pensé un poco y acepté; le sugerí que me pusiera hablar con el muchacho y fijamos una cita. Nos reunimos en el Centro Comercial Llano Moll de la ciudad de Acarigua, en la caseta número nueve del centro de comunicaciones de Movistar, se sentía incomodo; le hablé claro, le dije que lo que íbamos a tratar era un asunto laboral únicamente y que lo que había pasado con relación a la señora no tenía puntos que ventilar, le explique lo difícil de la situación que se nos presentaría, porque para muchos él era una mala persona, de difícil comportamiento; pero que yo creía que las personas merecen una oportunidad y que si se esforzaba podía darle un cambio a su vida, me dijo que estaba dispuesto a empezar de nuevo si lo ayudaba y pusimos manos a la obra y comenzó a trabajar conmigo él y su señora para los primeros días del mes de octubre del año 2009.

Le di un arma y lo puse a cuidar unos vienes que se me habían encargado a mi cuidarlos, me estaba poniendo a prueba, creí estar ayudando a alguien que lo merecía y así lo hice. Los supervisaba todos los días, cada día visitado era un nuevo consejo, como debía comportarse, como debía hablar, como expresarse, como tratar a los visitantes; para entonces estaba indocumentado y le entregué un carnet de identificación, me sentía orgulloso de ver la obediencia y el respeto del joven, no importándome lo que pasara por su mente, mi deseo era que el funcionara de otra manera a la que había sido siempre. Ya pasado un mes, algunas personas lo habían visto uniformado y en el sitio donde lo había colocado a trabajar, muchos estaban contentos con el cambio de Pedro y me enorgullecía cuando decían que Pedro estaba diferente; pero no todo es color de rosa como dicen por ahí, algunas otras personas no estaban feliz de ver a Dios haciendo su obra y comenzaron a llamar para la empresa, a denunciarlo, a colocarle epítetos y títulos de delincuente, asesino y cuantas cosas más existen. Me enfrente a mis patrones defendiendo a la pareja, que durante más de un mes se comportaron de manera impecable y dando ejemplo de respeto, obediencia y pulcritud, fue en vano mi moción, aunque la peleé, perdí la batalla… No fue fácil, le tomé cariño al joven, me senté con él y su señora y le expliqué la situación, le pedí me disculpara, que lo había intentado de muchas maneras para retenerlo en la empresa, pero que personas muy influyentes que lo conocían habían roto la posibilidad.

Mientras pasaban los días en el cual esperábamos el pago, me visitó en varias ocasiones en mi casa, en la cual también compartió con mis hijos mientras yo preparaba el almuerzo y lo tomábamos juntos… Nunca me interesaron los malos comentarios que se hacían al respecto sobre él, que si yo era un sinvergüenza, siempre digo lo mismo, me parece que la vida cumple su ciclo y en vano se hecha a morir la gente por las cosas que pasan a su alrededor, lo que pasó; pasó y no se puede revertir, lo mejor es seguir adelante.

Su señora le dio un precioso bebé, se mudaron en varias ocasiones buscando solidez en su relación, pero siempre estaban metidos de por medio lo que su mal querían, asistió como oyente a la iglesia cristiana en busca de orientación y paz y fue conociendo a Jesucristo y siguió siendo perseguido por la sombra del mal.

Durante más de un mes se comportaron de manera impecable y dando ejemplo de respeto, obediencia y pulcritud

Este miércoles 18 de agosto, tuvo en sus brazos a su querido niño, sin saber que era su última ves, acompaño a su señora y le entrego su hijo, palabras de despedida, una que otra expresión “por favor, cuídate”… Pasaron los minutos y unos hombres, que según testigos nadie los conoce detuvieron y dieron muerte a este joven llamado Pedro Miguel Colmenárez, sin compasión, a sangre fría, Dios les otorgue el pago de su inconsciencia. Fueron muchos los comentarios, todos ásperos, todos malos; nadie se detuvo a pensar un momento que el joven tenía una madre, hermanos, una mujer, una niña y un bebé de apenas unos meses.

Me dolió la noticia, me sentí muy triste, y no me avergüenza decirlo, lloré la muerte de aquel joven, me afligió lo reconozco; le recuerdo siendo obediente, respetuoso, con deseos de cambios, haciendo planes, pero con la sombra de aquel que teme que algún día será alcanzado por su pasado.

Cuando supe que murió abrazado con su Biblia a su pecho, respiré profundo y dije: “se fue con mi Dios” y di gracias al Señor por recibirlo en su ceno; ahora si podemos decir “descansa en paz Pedro”, aunque es difícil adaptarse a que ya no esté, nos quedan sus buenos recuerdos, no importando lo que piensen los neófitos, que para ellos la vida humana no tiene valor alguno, tan sólo la reconocen cuando les pasa en carne propia.

Dedicado al joven Pedro Miguel, a quién se les brindaron pocas oportunidades aquí en la tierra y que el Señor Jesús le brindo la mejor de todas las oportunidades, allá en el Cielo.

Pedro Miguel Colmenárez

Cuando supe que murió abrazado con su Biblia a su pecho, respiré profundo y dije: “se fue con mi Dios” y di gracias al Señor por recibirlo en su ceno

Su amado hijo Miguel Dario Colmenárez


Sobre esta noticia

Autor:
Luigi Paluom (46 noticias)
Visitas:
520
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
4
+ -
Responder

M.Fernanda (04/09/2010)

Disculpa, no me había hacercado a ver mi material, pero me parece un tema muy triste, no importa si tu tienes exis tipo de problema con el que te afecto tu vida, solo devemos recordar que el respeto a la vida es uno de los primeros mandamientos, (no matarás). Cuenta conmigo amigo.

3
+ -
Responder

Dayana (14/09/2010)

Gracias por publicar esto tan lindo dedicado a mi pareja, es triste y se me salen las lágrimas, gracias por imprimir un ejemplar y mandarselo a los familiares, están tan contentos que lo cargan para arriba y para abajo mostrandoselo a todo el mundo, muchas gracias, te lo agradecemos.