Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan B. Viñals Cebriá escriba una noticia?

Actos vandálicos y pintadas en la biblioteca, alquerías, fuentes y bancos del Parque Municipal de Marchalenes

08/05/2017 14:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

------------------Suciedad en las paredes de la Biblioteca de Marchalenes----------------------

 

Actos vandálicos y pintadas en la biblioteca, alquerías, fuentes y bancos del Parque Municipal de Marchalenes.

A pesar de que el Ayuntamiento de Valencia tuvo a bien aceptar las recomendaciones efectuadas por el Síndic de Greuges a instancia de la Asociación Cultural y Republicana Constantí Llombart, siguen produciéndose todo tipo de actos vandálicos y pintadas en la biblioteca, alquerías, fuentes y bancos del Parque Municipal de Marchalenes.

La Biblioteca Pública Municipal de Valencia - Joanot Martorell. Alquería de Barrinto. c/ Reus, s/n, Parque de Marchalenes - Alquería de Barrinto, era como coloquialmente conocíamos aquel para nosotros importante negocio donde las viviendas de sus propietarios se encontraban adosadas a la nave de nueva construcción y por su proximidad en el nomenclátor de Valencia aquel viejo camino se denominaba  calle Montañana  del que ahora tan solo queda un ignorado y corto tramo adoquinado (reminiscencias de la renombrada Vía Augusta). En la parte opuesta de la casona habían unos campos con sus acequias hasta que se alcanzaba el viejo camino Barcelona.

-------------------Pintadas improcedentes en Marchalenes------------------

En aquellos tiempos el lugar tenía todo el aspecto de lo que los valencianos llamamos un “llogaret”, en cuya construcción se observaban tápiales tardomedievales de anchos tendeles, un olivo alto recio y de tronco añoso que se conserva actualmente en el mismo sitio, en el muro había perforado un orificio donde había colocada una cadena que alcanzaba hasta el mojón que se hallaba situado junto al mencionado olivo que cuando los propietarios decidían tensar la cadena quedaba interrumpido el paso de toda clase de vehículos de motor, caballerías y carros. 

Antes de rehabilitar la vieja casona y transformarla en la actual y flamante -Biblioteca Joanot Martorell- aún se podían ver los restos de una antigua puerta de sillería, en parte desmontada.

Fotos: Antonio Marín Segovia.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan B. Viñals Cebriá (1591 noticias)
Visitas:
6520
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.