Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rosaliakj escriba una noticia?

¿A qué es alérgico?

07/10/2009 16:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si quieres saber qué causa alergia a tu hijo, debes acudir a un especialista para que le haga las pruebas. Sirven para descubrir el alergeno y poner el tratamiento adecuado

Siempre que sospeches que tu hijo presenta síntomas de alergia (ver recuadro), debes llevarlo al pediatra para que lo derive al alergólogo. Este especialista examinará al niño y se fijará en la información que los papás le den: síntomas que tiene, momento o época del año en que aparecen, cuánto duran... Si intuye que puede ser alérgico, le hará unas pruebas para saber cuáles son las sustancias o alergenos que le ocasionan la reacción. Conocer la causa sirve para evitar que el niño esté en contacto con el alergeno y para elaborar una vacuna.

A la hora de realizar las pruebas de alergia, recuerda que el pequeño no debe haber tomado antihistamínicos por lo menos siete días antes. La repetición de las mismas depende de cada caso; por ejemplo, en el de la alergia a la leche, suelen repetirse una vez al año. El especialista siempre comienza por las pruebas más seguras para el niño. "Se hacen primero las cutáneas y los análisis de sangre; si dan negativo se pasa a las de provocación", explica Javier Ruiz Hornillos, reconocido alergólogo español.

TEST EN PRICK

Antes de comenzar, es importante que la enfermera explique al niño lo que va a hacer como si se tratara de un juego. La técnica consiste en colocar en el brazo una serie de gotas con el extracto de los alergenos. Suele dejarse una distancia de tres centímetros entre cada gota para evitar que se mezclen. Inmediatamente se introduce una lanceta de punta muy fina (un mm) a través de la gota y se presiona en la piel durante sólo un segundo. En cada gota debe utilizarse una lanceta diferente. No es doloroso para el niño, lo que siente es similar a la picadura de un mosquito. "Si se sabe llevar al niño, jugando, no lo nota. De hecho, los bebés ni se enteran", explica el alergólogo.

Hay que esperar entre 15 y 20 minutos para observar la reacción en la piel. Si antes de este tiempo aparece inflamación y picor en los pinchazos, hay que decírselo a la enfermera. Pasado el tiempo estipulado, el médico observará si hay habones (zona inflamada), dibujará su contorno y medirá su diámetro. Se considera positivo (es decir, es alérgico a esa sustancia) si el habón es mayor de tres milímetros.

En la prueba se utilizan extractos comerciales de cualquier alergeno (pólenes, hongos, alimentos, ácaros del polvo, epitelios de animales, medicamentos...). Y en el caso de la alergia a alimentos también existe la posibilidad de utilizar alimentos frescos. Por ejemplo, si se sospecha que el niño es alérgico al huevo, se le dice a la madre que lleve de casa el huevo fresco o cocido, se moja la lanceta en el alimento y después se le pincha en la piel. La prueba en prick puede realizarse a cualquier edad, aunque en los menores de cuatro años las pruebas cutáneas de alergia a los pólenes salen negativas la mayoría de las veces. Según explica Javier Ruiz, "esto ocurre porque los síntomas de asma que muestran algunos niños durante los primeros años no suelen estar provocados por la alergia al polen, sino porque tienen hiperreactividad bronquial".

No debe realizarse esta prueba si la piel ha sido tratada recientemente con corticoides, ya que los resultados no serían fiables. Ni tampoco si el niño presenta dermatitis en los brazos: ha de hacerse sobre piel sana para poder observar con claridad la reacción.En caso de que los resultados sean dudosos, el alergólogo le hará análisis de sangre para confirmar que existen anticuerpos frente a alergenos. Algunas clínicas privadas emplean un método menos traumático que la extracción: consiste en dar un pequeño pinchazo en la yema del dedo para obtener una gotita de sangre que luego se analiza; en 20 minutos se sabe si existe sensibilización.

PRUEBA DEL PARCHE

Suele realizarse cuando el niño presenta dermatitis tras estar en contacto con algún metal o sustancias como látex, cosméticos... Los zarcillos, pulseras o collares que contienen níquel suelen producir eccema a algunas personas y también puede ocurrir con los botones metálicos de los pantalones que tocan el abdomen. Tras un largo periodo de contacto con el metal, aparecen granitos, picor, enrojecimiento y piel seca en la zona. Para detectar este tipo de alergia se utilizan unos parches que contienen extractos de alergenos. Se colocan en la mitad superior de la espalda, a ambos lados de la columna, y se dejan 48 horas. "La dermatitis alérgica por contacto es menos frecuente en niños que en adultos. En los casos en que se da, se hace esta prueba para buscar la alergia retardada, no inmediata", explica el alergólogo Javier Ruiz. Al cabo de dos días el médico quita los parches y marca las zonas con un rotulador. El niño debe volver a ser valorado por el especialista 24 o 48 horas después para comprobar la reacción.

Los alergenos que se aplican en esta prueba suelen ser extractos comerciales de metales, de látex o de conservantes de los cosméticos. También, si se sospecha que algún alimento o inhalante le provoca dermatitis atópica, se pueden poner en el parche extractos comerciales o el alimento en fresco. Mientras el niño lleve los parches hay que evitar que sude en exceso (esta prueba no se hace en verano), ya que la sudoración interfiere en los resultados. Tampoco debe hacerse si tiene dermatitis en la espalda o si se ha tratado con corticoides la zona.

PRUEBAS DE PROVOCACIÓN

Cuando las pruebas cutáneas y el análisis de sangre han dado negativo y/o el médico no sabe con seguridad cuál es el alergeno que ocasiona los síntomas, se realizan las pruebas de provocación. Pueden ser de dos clases:

-Oral. Consiste en darle a probar pequeñas cantidades del alimento o medicamento sospechoso. Se comienza por cantidades mínimas y se aumentan progresivamente. Durante todo el proceso el niño ha de estar controlado por médicos. Entre una toma y la siguiente suele esperarse de 30 a 60 minutos. Si el especialista observa cualquier reacción, la trata de inmediato; si no aparece, le administra la siguiente toma, y así hasta comprobar que tolera cierta cantidad. "El riesgo de esta prueba es que puede desencadenar una reacción alérgica con urticaria o broncoespasmo", explica el doctor Ruiz Hornillos. Si ocurriera, el médico administraría rápidamente la medicación necesaria para detenerla. En algunos casos de niños con dermatitis por reacción a medicamentos es necesario ver al pequeño un día después de la prueba de provocación para comprobar posibles reacciones tardías.

-Conjuntival. Se emplea para determinar qué alergeno inhalante (polen, ácaros, epitelios de animales, hongos...) le produce la alergia. Se utilizan los mismos extractos que en las pruebas cutáneas, pero específicos para esta prueba. Consiste en poner una gota en la conjuntiva del ojo y esperar 15 minutos para ver la reacción. Se empieza por concentraciones muy bajas y se van aumentando poco a poco hasta ver si surge lagrimeo, picor, enrojecimiento e inflamación.Existe otra prueba de provocación con inhalantes en la que se administran pequeñas concentraciones del alergeno por vía respiratoria mediante una mascarilla. Pero no se suele realizar en menores de cinco años, porque después es necesario hacerles una espirometría y es difícil que colaboren.

ESPECÍFICA PARA EL ASMA

En los niños asmáticos por alergia respiratoria también se hace a partir de los cuatro años un test que mide la inflamación bronquial:

La prueba de óxido nítrico exhalado. Se realiza con un aparato que tiene una pantalla donde aparece una nube. El niño debe soplar a través de un tubo hasta conseguir levantar la nube y mantenerla en un nivel durante unos segundos. Esta exploración puede hacerse en cualquier momento, aunque en los alérgicos al polen, si se lleva a cabo en época de polinización da cifras más elevadas que si se hace cuando no hay polen.

Una vacuna en gotas y en spray

En ciertas alergias, una vez que las pruebas han determinado la causa, puede elaborarse una vacuna. Algunos alergólogos recomiendan la inmunoterapia sublingual a los menores de cinco años con alergia a inhalantes. "La vacuna inyectada no suele utilizarse en estos menores, pero sí la sublingual. Con ella se consigue mejorar la alergia y se evita que el niño se sensibilice a otros alergenos", explica Javier Subiza, coordinador del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica. Esta vacuna está disponible en gotas y en spray y puede ponerse en casa. Se administra todos los días bajo la lengua en dosis crecientes hasta llegar a alcanzar la dosis de mantenimiento. Después, a diario o en días alternos. No suele tener efectos secundarios, salvo picor en la lengua y en el paladar.

Los síntomas de una alergia

Deben hacerse las pruebas los niños con síntomas o signos sospechosos de alergia.

Estos son los más frecuentes:

? Congestión nasal, estornudos en salva (más de tres seguidos), picor de nariz y/o de ojos, tos (tras realizar ejercicio o correr), dificultad para respirar o si el niño tiene "pitos" cuando duerme. Todos estos síntomas respiratorios suelen estar causados por alergenos como polen, ácaros, epitelios de animales y hongos. Observa si aparecen en la primavera, cuando juega sobre la hierba, al estar con animales, con polvo doméstico o en sitios húmedos...

? Si tras comer un alimento (leche, huevo, pescado, frutos secos) al niño le salen ronchas por el cuerpo, habones alrededor de la boca, tiene vómitos (sobre todo los bebés) o síntomas más graves como dificultad para respirar e hinchazón de la cara.

? Si al estar en contacto durante largo tiempo con algún objeto metálico, por ejemplo zarcillos, le salen granitos y picor en la zona. También en caso de que toque juguetes de látex (como globos) y surjan inmediatamente habones en la boca o en las manos y dificultad para respirar. O si al tocar frutas como el melocotón, le salen ronchas y picor en las manos


Sobre esta noticia

Autor:
Rosaliakj (879 noticias)
Visitas:
320
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.